Inicio / Beneficios

OHB (Oxigenación Hiperbárica)

Acción Bacteriana

La OHB favorece la fagocitosis y la lisis oxidativa de los leucocitos. Produce inhibición e inactivación de toxinas en infecciones por Clostridium Perfringes (gangrena gaseosa), a la vez que elimina bacterias anaeróbicas. Potencializa la actividad de los aminoglucósidos. Posee un efecto post-antibiótico prolongado al combinarse con Tobramicina en el combate a la Pseudomona Aeruginosa.

Anemia

Ésta se produce cuando el cuerpo humano no obtiene oxígeno suficiente para funcionar eficientemente, debido a la baja de su nivel normal del número de glóbulos rojos, portadores de oxígeno.

La terapia de OHB proporciona una ayuda rápida y eficaz en la recuperación de la salud, combatiendo la depresión, evitando transfusiones de sangre y llevando al máximo la realización de actividades diarias.

Si el paciente muestra un cuadro severo de Anemia o por razones de tipo religioso no puede recibir transfusiones de sangre, la oxigenación hiperbárica resulta en extremo eficaz al mantener con vida al paciente hasta que su cuerpo lleva a cabo la producción de células sanguíneas necesarias para su buen funcionamiento.

Artritis Reumatoide

Se define como una inflamación sistemática de naturaleza crónica que se caracteriza básicamente por el ataque a las articulaciones sinoviales. En su proceso envuelve tejidos suaves (tendones, ligamentos y músculos), aunque también se presentan casos de invasión ósea. La causa es algo incierta aunque puede sobrevenir por disturbios de tipo inmune y algunas infecciones. También se habla de una reacción alérgica. La respuesta del cuerpo lleva a lesión e inflamación de tejidos articulares.

Los efectos de la Artritis Reumatoide son de fácil identificación. Las articulaciones sinoviales se inflaman y dañan. Los materiales inflamatorios estimulan a los tejidos a hincharse, se afecta la circulación de la sangre, el tejido local carece de oxígeno y se vuelve lento el metabolismo celular. La hipoxia es evidente y se identifica como: Demanda incrementada de oxígeno de una articulación inflamada.

Disminución del fluido sanguíneo hacia las articulaciones por el aumento de presión intra-articular.
La OHB logra que el cuerpo produzca peróxidos que limitan muchos tipos de enzimas. Incrementa en diez veces la presión parcial de oxígeno en la sangre. El suministro de oxígeno a los tejidos hace que mejore la circulación. El metabolismo se fortalece y disminuye la hinchazón de las articulaciones.
Mediante pruebas en prácticas clínicas se ha visto que los efectos positivos de la OHB repercuten en la disminución de la sedimentación de la sangre, estabilizando la función inmunológica y fortaleciendo la resistencia del cuerpo a eliminar factores patológicos.

También inhibe el desarrollo de la enfermedad. El tratamiento hiperbárico es más efectivo en etapas tempranas de la artritis reumatoide.
En un reciente congreso de Medicina Hiperbárica se concluyó: “El tratamiento de OHB es marcadamente superior al tratamiento de rutina. La repercusión en las articulaciones es rápida y el efecto analgésico es bueno. El rango de curación y control es muy alto”. Por lo tanto recomendamos ampliamente esta terapia.

Cicatrización

Pacientes con problemas circulatorios, con diabetes o insuficiencia crónica en las venas son candidatos a desarrollar heridas incurables. Ellos requieren de múltiples intervenciones quirúrgicas, en ocasiones hasta amputaciones; con el consabido costo económico.

Mediante la OHB se promueve la curación aumentando la oxigenación de la herida, bajando la inflamación y la infección. También actúa directamente promoviendo la proliferación de fibroblastos (células especiales que forman las cicatrices).

Derrame Cerebral

Isquémico o Hemorrágico se define como un ataque cerebral causado por la interacción de múltiples factores tales como: Hipertensión, Arterioesclerosis, Enfermedad del corazón, Aneurisma, Diabetes, Alcoholismo, Tabaquismo y Obesidad.

Las manifestaciones del derrame pueden ser: Parálisis (hemiplejia, paraplejia), Parálisis parcial, Espasmos, Dificultad para caminar y balancear, Dificultad intelectual y cognoscitiva, Dificultad para hablar, Demencia vascular, Debilitación de sensibilidad, Disfunción de vejiga e intestinos Disminución o Pérdida de apetito sexual.

El éxito de la OHB en etapas de rehabilitación después del derrame o en la etapa crónica se debe a que reduce la posibilidad de derrames posteriores, aliviando y mejorando en gran medida cada uno de los daños provocados ya mencionados anteriormente.

La conveniencia de la OHB es evidente por la oxigenación de la zona que rodea las áreas de neuronas muertas, las cuales anatómicamente están intactas pero inactivas y no funcionales debido a la inicial falta de oxígeno. La oxigenación hiperbárica da como resultado el inicio de una auto-reparación y el establecimiento de la conexión perdida debida al derrame, reflejándose en una mejora substancial en las funciones mentales y corporales.

Descompresión

Los buzos y trabajadores de ambientes hiperbáricos deben, al subir a la superficie, realizar paradas de descompresión para eliminar el exceso de nitrógeno disuelto en sus tejidos. El número y duración de éstas dependerá del tiempo de permanencia en estos ambientes y de la mezcla respiratoria utilizada.

Cuando este proceso no se lleva a cabo correctamente, la descompresión produce émbolos de nitrógeno (Ley de Henry), los cuales dependiendo de su ubicación darán lugar a los síntomas que pueden ser desde manifestaciones cutáneas y osteomusculares hasta patología neurológica medular o central, en ocasiones con un pronóstico grave.

La OHB es el único tratamiento médico capaz de aliviar esta enfermedad mediante la aplicación de una serie de tablas específicas con el objetivo de: aumentar la eliminación del nitrógeno y oxigenar los tejidos hipóxicos.

Diabetes

Una de las “enfermedades” del siglo XXI, que produce macro y micro-angiopatía que desemboca en un daño vascular de las extremidades, generalmente, inferiores, lo cual obliga a revascularizaciones frecuentes.

En muchas ocasiones, aunque se restituya en gran manera el flujo en los troncos arteriales, la persistencia de la microangiopatía diabética impide la cicatrización de las lesiones o incluso de las heridas quirúrgicas. Estas lesiones suelen crecer e infectarse. Con frecuencia el cuadro se complica, llegando inclusive a la amputación de la extremidad. Algunas ocasiones se va de “rodaja en rodaja” hasta llegar a las amputaciones supracondíleas.

La neuropatía diabética es otro de los problemas que afectan al diabético. La alteración de las sensibilidades central y periférica va acompañada de lesiones como el mal perforante plantar, de difícil cicatrización y que puede complicarse con la osteomielitis de los metatarsianos.

La OHB es una excelente alternativa para pacientes diabéticos porque aumenta la oxigenación, activa la insulina, incrementa las defensas inmunológicas, estimula la cicatrización y forma vasos sanguíneos.

Efecto Antinflamatorio

El tratamiento de oxigenación hiperbárica produce constricción vascular. Con ello evita la extravasación de líquidos, disminuyendo los edemas. Este efecto se establece sin hipoxia (baja de oxígeno), por lo tanto es aplicable en isquemias traumáticas y en el síndrome compartimental.

Ayuda a reducir el edema intersticial en tejidos injertados, revitalizándolos y manteniéndolos oxigenados. Igualmente es recomendable en el postoperatorio en cirugías plásticas, disminuye el tiempo de recuperación postraumática y postquirúrgica.

En heridas por quemaduras reduce de forma significativa la cantidad de líquidos requeridos y se recuperan admirablemente.

Embolismo Gaseoso

Este padecimiento se presenta cuando el aire entra en los vasos sanguíneos. Les sucede principalmente a los buzos, aunque también aparece cuando se complican algunos procedimientos médicos.

Cuando el aire se localiza en una vena, no hay consecuencias, pero cuando éste se aloja en una arteria, provoca problemas serios al bloquear el flujo de sangre. Si es el caso de que alguna de estas burbujas de aire se ubique en una arteria cerebral, es posible que cause derrame o incluso, la muerte.

La OHB se considera generalmente como la opción ideal al sacar el nitrógeno de la burbuja, proporcionando grandes concentraciones de oxígeno al cerebro que había sido bloqueado por la burbuja de aire.

Enfermedad de Lyme

Una enfermedad originada por las garrapatas. Conocida como una infección provocada por la bacteria correspondiente al grupo de Spirochete llamada “Borrelia Burgdorferi”.

Se manifiesta como un padecimiento multi-inflamatorio. Afecta la piel extendiéndose hasta el sistema nervioso y las articulaciones; en su etapa más avanzada es capaz de afectar a otros órganos, en ocasiones deja una secuela de daños permanentes.

El tratamiento de oxigenación hiperbárica es muy conveniente para que estos pacientes muestren progresos incluyendo la recuperación de claridad mental, disminución del dolor, reducción de la depresión y a veces, la eliminación del uso de antibióticos.

Esclerosis Múltiple

Un padecimiento del sistema nervioso central que afecta al cerebro y la médula espinal. Si la mielina (sustancia que protege las fibras nerviosas) es dañada, la capacidad de los nervios para conducir desde y hacia el cerebro los impulsos eléctricos es interrumpida, provocando la aparición de la Esclerosis Múltiple.

La OHB es una terapia muy potente para el tratamiento de esta enfermedad, evitando los efectos adversos relacionados a los medicamentos que se usan en su combate. Con el oxígeno hiperbárico se modula el sistema inmune; reduce su sobre-actividad y al mismo tiempo crea un ambiente favorable para la reparación de la mielina. También se mejora significativamente la coordinación.

Con este tipo de oxigenación se logran mejoras contundentes, su efectividad depende de la constancia en el tratamiento.

Estética

Con la terapia de OHB se reduce el daño que los radicales libres producen en el cuerpo, ya que se activan las defensas naturales del organismo, retrasando el envejecimiento. Asimismo, se aumenta la producción de colágeno, se logra el fortalecimiento del sistema inmunológico, la regeneración de las células y la tonificación de la piel.

Además se oxigena el cerebro logrando una mejor concentración y memoria. De la misma manera, la oxigenación hiperbárica incrementa los niveles de Superoxidasa Dismutasa (SOD) Glutatión y Catalasa, que son antioxidantes naturales que nos protegen de los radicales libres, factores causantes de lesión en nuestras células con el consiguiente envejecimiento prematuro.

El tratamiento de oxigenación hiperbárica desempeña un papel muy importante en este renglón al disminuir en un 50% el tiempo de recuperación de pacientes sometidos a cirugía plástica o reconstructiva.

Estrés

Conocido como la respuesta natural y automática del cuerpo ante situaciones amenazantes o desafiantes. En estos momentos de vida acelerada con un entorno en constante cambio, es necesario una continua adaptación; por lo tanto, cierta cantidad de estrés (activación) es necesaria, pero cuando traspasa cierto límite se traduce en exceso de emociones, tales como: ansiedad, irritabilidad, miedo, fluctuación del ánimo, confusión o turbación.

En este caso, la OHB sirve como un tratamiento contundente a favor del paciente puesto que actúa como regulador químico, reordenando los sistemas de liberación de neurotransmisores, mejorando de gran manera las condiciones vasculares a nivel cerebral, afectando de manera directa y positiva el centro de la personalidad y las emociones, evitando la liberación de las catecolaminas (serotonina, adrenalina y noradrenalina), inhibiéndolas a nivel del sistema nervioso central.

Gangrena Gaseosa

Considerada como una infección poco común de una herida, la cual es rápidamente progresiva y en ocasiones puede ser de efectos fatales. Es producida por una familia de bacterias que viven en la tierra y que a su vez producen burbujas de gas en los tejidos infectados. Dichas bacterias son causantes de una toxina en extremo dañina para el tejido infectado y además posee efectos tóxicos para el paciente.

La oxigenación hiperbárica funciona de manera directa y efectiva al aniquilar la bacteria, así como desactivando y destruyendo la toxina. Evita la temida amputación en muy alto porcentaje de casos.

Infección Necrotizante

Esta infección, conocida como bacteria que se come la carne es destructiva, horrible. Es ésta una bacteria virulenta Streptococus y Staphylococus que producen una toxina que daña y mata las células. Progresan a una tasa alarmante, tanto que hasta en ocasiones avanzan varias pulgadas por hora.

La OHB detiene la producción de toxinas al mismo tiempo que desactiva las toxinas existentes. Ahora bien, cualquier tejido afectado o maltratado por este tipo de toxina, debe ser objeto de tratamiento quirúrgico.

Intoxicación por Monóxido de Carbono

El monóxido de carbono es un gas que se produce por la combustión incompleta de materiales hidrocarbonados, cosa que sucede en ambientes pobres en oxígeno o en aparatos de combustión defectuosa (hormillas, calentadores, estufas o braseros sin ventilación, en los gases de escape de los motores de explosión, etc.)

La hemoglobina tiene una afinidad 240 veces superior con el monóxido de carbono que con el oxígeno y una vez formada la Carboxihemoglobina la unión es estable creando situaciones de hipoxia o de anoxia, que pueden llevar al paciente al coma e incluso a la muerte. La vida media de la Carboxihemoglobina al respirar aire es de 5 horas y 35 minutos y al respirar oxígeno al 100% disminuye a 2 horas.

Ahora bien, cuando se respira oxígeno al 100% a 3 ATA en cámara hiperbárica la vida media de la Carboxihemoglobina se reduce a 23 minutos, reduciendo considerablemente el tiempo de hipoxia o anoxia, resultando de enorme beneficio para la salud del paciente intoxicado.

Injerto

Implantación de un trozo de tejido vivo tomado de una parte del cuerpo en otra parte distinta o en otro individuo. En estos casos la oxigenación hiperbárica mejora notablemente la salud del paciente al incidir en el eje hipoxia-hiperoxia que es el mecanismo más favorecedor de la neovascularización, así como en el aporte de oxígeno a estas zonas, en un principio comprometidos por la hipoxia.

Mal de Meniere

En este padecimiento los pacientes sufren de ataques recurrentes de vértigo, así como una pérdida progresiva de la audición. Las opciones de tratamiento terapéutico se limitaban a cirugías muy agresivas.

La terapia de la Cámara Hiperbárica se aplica actualmente además del tratamiento clásico con diuréticos y medicamentos osmóticos. El oxígeno reduce el edema endolinfático aumentando la presión hidrostática y estimulando mecánicamente el flujo de endolinfa hacia el ducto y el saco endolinfático.

De la misma manera se incrementa la cantidad de oxígeno disuelto en los fluidos del laberinto. Esto contribuye a recobrar el metabolismo celular y a restaurar las funciones cocleo electrofisiológicas normales. Se reducen significativamente los episodios de mareo y mejora la Audiometría Tonal Liminar y la sordera.

Mal de Parkinson

Las neuronas utilizan un químico cerebral llamado Dopamina para ayudar a controlar el movimiento muscular. El mal de Parkinson ocurre cuando las neuronas cerebrales que lo producen se destruyen lentamente. Sin la dopamina, las neuronas en esa parte del cerebro no pueden enviar mensajes apropiadamente, llevando a la pérdida de la función muscular. El daño empeora con el tiempo. Se desconoce la razón exacta de este desgaste.

La oxigenación hiperbárica resulta de gran alivio no sólo al mejorar la rigidez, postura, expresión facial, lentitud en movimientos, sueño, capacidad de escritura y habla, sino también en los desórdenes autonómicos y estados depresivos. Es útil también en la producción de glutatión, poderoso antioxidante y en la eficacia de los medicamentos que controlan el mal.

Migraña

El término se refiere a un fuerte dolor de cabeza que aparece normalmente sólo en un lado del cerebro. Su intensidad varía, de leve a muy intenso y desesperante. Se asocia a dolor en los ojos o el cuello, a náuseas y vómitos y también a no soportar la luz (fotofobia), los sonidos (fonofobia) o algunos olores determinados.

La OHB es una terapia extremadamente útil en el usualmente fracasado manejo de este padecimiento. Los pacientes experimentan virtualmente un alivio completo del dolor. Es fundamental considerar a la oxigenación hiperbárica como de tipo coadyuvante y de forma cíclica.

Neovascularización y Revitalización

El éxito del tratamiento con oxígeno hiperbárico radica en la factibilidad que presenta el plasma sanguíneo (líquido donde flotan los glóbulos rojos) de permitir la dilución del oxígeno aumentando de diez a quince veces la concentración de este elemento. Debido a ello se incrementa cuatro veces mayor de difusión de oxígeno de los capilares funcionales a las células, independientemente de que el nivel de oxígeno llevado por la hemoglobina de los glóbulos rojos sea el mismo.

Así, las células lejanas a los capilares que sufren hipoxia (bajo aporte de oxígeno) se ven revitalizadas con el oxígeno hiperbárico. Por lo tanto, nuevamente cumplen con su función, se multiplican, requieren de más oxígeno y se forman nuevos vasos sanguíneos (Neovascularización), efecto indirecto del tratamiento hiperbárico, logrando con esto revitalizar al tejido, al órgano y por supuesto, al paciente.

Oclusión de la Retina

La oclusión de la arteria central de la retina provoca la inmediata ceguera del ojo afecto. En esta situación el aporte de oxigeno a la retina se realiza a expensas de la escasa difusión del oxígeno procedente de los vasos coroideos. Es fundamental mantener el máximo aporte de oxígeno mientras dura la oclusión de la arteria central de la retina.

Es una urgencia que requiere el tratamiento de OHB antes de las 48 horas.

Osteomielitis y Osteoradionecrosis

La Osteomielitis se trata de una infección de la médula ósea casi siempre causada por bacterias, pero también puede ser provocada por hongos u otros microorganismos. A pesar de un tratamiento médico quirúrgico correcto, la Osteomielitis refractaria mantiene una persistencia de las fístulas de más de tres o cuatro meses de evolución.

En el caso de la Osteoradionecrosis hablamos de lesiones asentadas en tejidos post-radiados, donde existe un serio problema hipóxico (falta de oxígeno). Los protocolos de radioterapia de tumores de boca, lengua y cuello son cada vez más agresivos, aumentando la posibilidad de necrosis del hueso y tejidos adyacentes.

En ambas afecciones óseas, la oxigenación hiperbárica actúa eficientemente aumentando la oxigenación de estos tejidos hipóxicos, mejorando la biodisponibilidad de los antibióticos a nivel local y acelerando hasta niveles inimaginables el proceso de cicatrización.

Parálisis Cerebral

Es ésta una lesión del cerebro, casi siempre asociada al nacimiento prematuro del paciente, así como a pobre circulación y a la baja intensidad de oxígeno. Esta condición se manifiesta por sí sola en un retraso en el desarrollo físico con una alta tonicidad muscular (Hypertonia) o una baja tonicidad muscular (Hipotonía) o ambas. La oxigenación hiperbárica se convierte en un agente de gran ayuda para combatir estas complicaciones aumentando la cantidad de oxígeno disuelto en el plasma con lo que se obtienen múltiples beneficios para el paciente.

Parálisis Facial de Bell

Afección que se produce por el daño o trauma a uno de los dos nervios faciales. Se caracteriza por la aparición repentina de debilidad de un lado del rostro de la persona, interrumpiéndose los mensajes que el cerebro le envía a los nervios faciales. Regularmente se trata a estos pacientes con algún tipo de esteroides con la esperanza de reducir la hinchazón de los nervios que involucran el movimiento facial. Se ha comprobado que la oxigenación hiperbárica es mucho más efectiva que los esteroides, tanto por acortar la duración del padecimiento, como por incrementar la probabilidad de una recuperación total.

Pie Diabético

Esta enfermedad es considerada a nivel mundial como un problema principal de salud debido a su alta mortalidad, morbilidad e impacto financiero. Los pacientes diabéticos con neuropatía periférica sufren con frecuencia traumas en sus extremidades inferiores por la pérdida de sensibilidad, lo que lleva a lesiones difíciles de curación. Asimismo, la presencia de insuficiencia arterial produce lesiones que se tornan rebeldes al tratamiento. Hay también un daño inmunológico por la baja de defensa de los glóbulos blancos (leucocitos), hipoxia local y gran incidencia de infecciones polimicrobianas que llevan a úlceras y lesiones en algunos casos incurables y en múltiples casos a la amputación de extremidades inferiores. La OHB favorece la curación y cicatrización de estas úlceras y lesiones eliminando la hipoxia tisular, promueve la restauración de la capacidad para eliminar bacterias, aumenta la proliferación de fibroblastos y formación de colágena, incrementa la formación de vasos sanguíneos y refuerza la acción de algunos antibióticos. Es bueno también señalar que la oxigenación hiperbárica tiene efecto vasoconstrictor actuando favorablemente sobre la hipervascularización.

Psoriasis

Enfermedad inflamatoria (irritación e hinchazón) cutánea común. Se caracteriza por episodios frecuentes de enrojecimiento, prurito y escamas gruesas, secas y plateadas en la piel, casi siempre en salientes óseas. Puede aparecer de manera repentina o gradual y afectar a personas de cualquier edad, aunque regularmente inicia entre los 15 y 35 años. Un porcentaje elevado de los pacientes afectados por Psoriasis experimenta una recuperación notoria al cabo de algunas sesiones. Los cambios percibidos van desde el mejoramiento del color y textura de la piel, reducción del edema en la placa producida por la enfermedad y de las placas eritematoescamosas.

Radiación

Desafortunadamente el rayo de radiación que se utiliza para combatir el cáncer no daña únicamente al tumor maligno. Cuando el rayo pasa a través de los tejidos, afecta tanto a los tejidos con cáncer como a los que están sanos. Los efectos crónicos que las radiaciones provocan a los tejidos sanos son irreversibles.

Está comprobado que el oxígeno hiperbárico ofrece grandes oportunidades de reparar el daño causado. Esta oxigenación hace más sensibles a las células cancerígenas al tratamiento de radiación y minimiza las reacciones negativas que este tipo de tratamiento provoca como: náuseas, mareos, falta de apetito y otras complicaciones todavía más graves, logrando una recuperación más rápida y efectiva.

Retinopatía Diabética

Es una alteración en los vasos sanguíneos del ojo y provoca un daño en la retina. Esta enfermedad puede derivar en una ceguera si no se detecta a tiempo. Tanto la diabetes tipo 1 como la 2 pueden producir lesiones en los pequeños vasos sanguíneos que suministran sangre a la retina, debido al alto nivel de azúcar en sangre y la hipertensión que con frecuencia acompaña a esta enfermedad metabólica. La retinopatía diabética (RD) es la causa más común de ceguera en el grupo de 30 a 65 años, incluso después que han sido avalados tratamientos efectivos durante más de una década. Esta alta incidencia esta dada en parte por el incremento del número de diabéticos con una larga evolución, pero también al diagnóstico en una etapa tardía cuando hay poca respuesta a tratamiento. La RD se divide en proliferativa y no proliferativa esta última es la más común y está confinada a la retina, la otra es más severa y se caracteriza por neovascularización y cicatrices. Los primeros cambios que ocurren en la RD están dados por vasodilatación de la vasculatura retineal y la caída de la barrera hematoretineal. La primera lesión visible oftalmológicamente es el microaneurisma y la evidencia de la incompetencia vascular manifiesta en el edema retineal, hemorragia intraretineal y exudados duros. La mayor causa de pérdida de la visión es el edema macular causado por la incompetencia de los vasos retineales. El tratamiento con OHB de la RD no proliferativa está basado en la influencia de la hiperoxia y sus propiedades vasoconstrictoras.

Sobrepresión Pulmonar

Este síndrome puede producirlo un ascenso brusco de la profundidad de trabajo del buceador y se caracteriza por la rotura del parénquima pulmonar y/o de la pleura visceral con el consiguiente neumotórax y/o neumomediastino, enfisema subcutáneo y embolismo gaseoso, que puede acompañarse de sintomatología neurológica, generalmente central. El empleo de maniobras diagnósticas y/o terapéuticas en las que podría darse la posibilidad de un embolismo gaseoso (manipulación de vías venosas centrales, endoscopias, etc.) son cada vez más frecuentes con lo que el riesgo de esta patología es cada vez mayor. El tratamiento de OHB es el idóneo pues actúa en las dos vertientes; al principio al aumentar la presión se reduce el volumen del émbolo gaseoso, (Ley de Boyle-Marriote temperatura constante, al aumentar la presión sobre una masa gaseosa, ésta experimenta una reducción proporcional de su volumen) con lo que éste progresa en el vaso sanguíneo afectado y la obstrucción de la circulación se desplaza a territorios más distales. Esto permite disminuir el área de isquemia. En segundo término se facilita la redisolución del émbolo gaseoso por el mecanismo de retrodifusión de los gases (Ley de Henry sabemos que, a temperatura constante, cuando un gas entra en contacto con un líquido, el gas tiende a disolverse en el líquido en función de: la constante de disolución del gas en el líquido, la presión a la que se encuentren sometidos el gas y el líquido y el tiempo en que estén en contacto). Y en tercer lugar, se aumenta la oxigenación de los tejidos hipóxicos.

Sordera Súbita

La vascularización del oído interno se lleva a cabo por medio de la arteria auditiva interna, la cual prácticamente no tiene colaterales. El mecanismo de producción aún no está totalmente aclarado, pero independientemente de que la causa se inmunológica, vascular, infecciosa o de otra índole, parece que es la hipoxia del órgano de Corti la que desencadena la sordera, con frecuencia definitiva. Este padecimiento es considerado de urgencia y no debe demorarse su tratamiento.

Se ha comprobado ya que la oxigenación hiperbárica, junto con la medicación clásica puede ser de gran utilidad al aumentar la oxigenación del citado órgano de Corti por el efecto de multiplicar por 23 veces la cantidad de oxígeno disuelto en el plasma.

Traumatismo

Este tipo de lesiones es muy difícil en lo que a tratamiento se refiere, debido a que los pequeños vasos sanguíneos son lastimados y los tejidos se inflaman y obstaculizan el fluido de la sangre. Con esto puede sobrevenir una gangrena.

La terapia de oxigenación hiperbárica ayuda a proveer oxígeno a los tejidos dañados. Igualmente reduce la inflamación y promueve el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. En repetidas ocasiones estas lesiones se presentan asociadas con fracturas y éstas pueden llegar a infectarse, por lo cual es muy importante la utilización de la oxigenación hiperbárica para lograr el saneamiento de fracturas y las infecciones.